• mayo 21, 2022 9:57 am

Creando consciencia de la salud mental en las empresas

Poradmin

May 12, 2022

(Expansión) – El mes de mayo se ha establecido como el mes de Concientización de la Salud Mental en Estados Unidos. Crear consciencia sobre las enfermedades mentales ha tomado relevancia en los últimos 10 años, pero se volvió más importante durante la pandemia. De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud, uno de cada cinco trabajadores en el mundo tiene alguna enfermedad mental. Además, factores como la depresión y la ansiedad tienen repercusiones económicas importantes. Se estima que tan solo estas situaciones cuestan anualmente 1 billón de dólares por pérdida de productividad a la economía mundial.

En los últimos meses hemos visto casos de personas famosas que alzan la voz sobre la importancia de este tema. Sin embargo, aunque desde hace ya varias décadas existen tratamientos para tratar la salud mental, este tema sigue siendo tabú para muchas personas, y aquellas que necesitan ayuda, se resisten a buscarla por temor a ser juzgados o etiquetados. Las empresas juegan un rol muy importante. Varias ya han implementado políticas para ayudar a los empleados que sufren alguna enfermedad mental ofreciéndoles apoyo, al igual que a sus familias, promueven la auto consciencia y sensibilidad entre su plantilla laboral y trabajan por eliminar el lenguaje ofensivo y están más alerta para identificar situaciones de riesgo. No obstante, todavía hay mucho por hacer como comunidad empresarial. De acuerdo con un estudio realizado en 2020 por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, México es el país con el peor balance entre la vida laboral y la personal. La realidad es que los casos de problemas de salud mental en las empresas han crecido debido principalmente a factores como: horarios de trabajo prolongados, conexión a internet 24/7, falta de panorama de crecimiento y desarrollo, jefes intimidantes, falta de reconocimiento al trabajo y percepción de que la compensación no es justa. El burnout es un trastorno de origen emocional, con implicaciones psicológicas y físicas, causado por altos niveles de estrés sufridos de forma prolongada en el ambiente laboral. Éste se manifiesta a través de un estado de agotamiento físico y mental que se prolonga en el tiempo y llega a alterar la personalidad y autoestima del trabajador. Estudios afirman que más de ¾ partes de los empleados han experimentado algún tipo de burnout en su trabajo en los últimos 24 meses. Este dato no me sorprende si pensamos en las crisis individuales que las personas vivimos durante la pandemia. Muchas enfrentaron retos en la vida personal como: salud, familia, situación económica y además, haciendo su mejor esfuerzo por cumplir con su trabajo. Con los reportes de agotamiento en su gente, las empresas están volteando a ver las presiones por las que pasan los empleados y entendiendo que necesitan tiempo para descansar y recargar fuerzas. Según estudios de Porter Novelli, el 95% de los líderes empresariales afirma que la salud y seguridad de sus empleados es importante para la empresa, pero para el 93% de los empleados también es sumamente importante sentir que sus empleadores se preocupan por ellos. Es alentador ver que compañías alrededor del mundo están buscando formas de innovar para liderar con empatía y mostrando genuino interés por el bienestar y la salud mental de su personal. Algunos ejemplos que he visto a empresas implementar son: 1. Días adicionales de descanso (vacaciones). 2. Cierres esporádicos de la oficina, algunas empresas han cerrado hasta por una semana. 3. Políticas de apoyo para balance de vida y trabajo. 4. Horarios flexibles y regreso híbrido a la oficina. 5. Líneas de ayuda para apoyar a personas con síntomas de enfermedades mentales o agotamiento. 6. Políticas de incapacidad por salud mental. 7. Seguros médicos con cobertura para enfermedades mentales. 8. Capacitación a la gente para detectar señales de enfermedades mentales en sus compañeros. 9. Ayuda para tratamiento psicológico.

Uno de los temas que ha llamado mi atención es la campaña que algunas empresas están llevando a cabo para motivar a sus equipos a decir que NO como forma de reducir el estrés y el burnout. Establecer límites, respetar sus horarios, decir SÍ a la salud individual, saber delegar y compartir responsabilidades, respetar fines de semana o vacaciones y “dar permiso” a que la gente diga NO, se ha vuelto en una parte fundamental en la cultura empresarial para darle ese respiro a su gente para cuidarse y con ello ser más productiva. En esta nueva normalidad en la que vivimos la salud mental debe de dejar de ser un estigma y más bien una realidad para que el sector privado no olvide la salud de sus empleados, ni de sus clientes y use su voz y recursos para alentar a otros a hacer lo mismo. Nota del editor: Karen Ovseyevitz es presidente para América Latina de Porter Novelli. Síguelo en LinkedIn. Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor. Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

]]> Fuente: Expansión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.